“Es la joven una flor cuyo fruto es el amor, dichoso el que la devora después de verla madurar lentamente.”

De “El conde de Montecristo”, de Alejandro Dumas. (1802- 1870)

Deja un comentario